Noticia: El Gobierno de Cantabria reafirma su compromiso con el desarrollo de políticas públicas que "rompan el ciclo de transmisión generacional de la pobreza"

Las consejeras Ana Belén Álvarez y Paula Fernández Viaña inauguran el curso del CEARC 'Estrategias para la lucha contra la pobreza infantil'

Santander ¿ 06.10.2020

Analizar las políticas más efectivas y buscar estrategias que mejoren la lucha contra la pobreza infantil es el objetivo del curso que ha organizado el Gobierno de Cantabria y que han inaugurado esta mañana las consejeras de Empleo y Políticas Sociales, Ana Belén Álvarez, y de Presidencia, Interior, Justicia, y Acción Exterior, Paula Fernández Viaña, y que ha contado con la participación del Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, Ernesto Gasco.

La titular de Políticas Sociales ha comenzado su intervención aportando datos que evidencian que España es uno de los países con mayores desigualdades sociales de Europa y ha hecho especial hincapié en la incidencia que ello tiene en el desarrollo personal, cultural y social de los menores.

"La pobreza va más allá de las carencias y las privaciones, puesto que trae aparejada una serie de procesos no solo económicos, sino también sociales que condicionan la existencia individual y que, en el caso de la infancia, resultan especialmente graves por cuanto niegan la posibilidad de optar a unas condiciones de vida digna que marcarán su futuro para siempre", ha resaltado.

Según ha apuntado, la pobreza infantil afecta a 1 de cada 3 niños en España, y aunque en Cantabria la tasa está por debajo de la media nacional, ha defendido que "es fundamental mantener e incrementar las políticas públicas de promoción del empleo, de apoyo a las familias y el desarrollo de un sistema de garantía de ingresos que prevenga las situaciones de desventaja social que vive la infancia".

"Solo así conseguiremos romper el ciclo de transmisión generacional de la pobreza y la exclusión social", ha apostillado Ana Belén Álvarez.

En este sentido, ha destacado que el Ingreso Mínimo Vital aprobado recientemente por el Gobierno de España va en esta dirección, pues "las transferencias y prestaciones en efectivo pueden marcar la diferencia y ayudar eficazmente a sentar las bases para la creación de un sistema de protección social sólido que contribuya a reducir la pobreza infantil a corto y largo plazo".

En Cantabria también ha puesto en valor la prestación económica complementaria de la Renta Social Básica aprobada por el Ejecutivo para paliar la situación de vulnerabilidad de todas las unidades perceptoras con menores con motivo de la alerta sanitaria. Esta prestación, que tiene un importe de 75 euros por cada menor y con una duración de 6 meses, ha llegado a 2.081 familias y a 3.499 niños y niñas, con una inversión por parte del Instituto Cántabro de Servicios Sociales (ICASS) de 1,6 millones de euros.

Además, durante la pandemia se mantuvo el servicio de comedor escolar para los niños que recibían una ayuda de comedor y así llegó la comida a sus casas durante todos los días en los que duró el confinamiento, mediante catering. Más de 1.500 escolares se beneficiaron de este servicio con una inversión superior a los 400.000 euros.

Igualmente, la responsable de Políticas Sociales ha recordado que Cantabria fue pionera en el año 2015 aprobando un Plan de Emergencia Social que permite la no suspensión o extinción de la Renta Social Básica cuando en la unidad perceptora haya niños, niñas o adolescentes.

Por su parte, Paula Fernández, como responsable del CEARC, ha expresado su deseo de que este curso sirva para sensibilizar aún más a los ciudadanos y al personal del Gobierno de Cantabria sobre la importancia de la pobreza infantil, "su magnitud y gravedad y el desafío que supone para la sociedad cántabra, donde todos debemos ser parte activa en su eliminación".

La consejera que ha reiterado el compromiso del Ejecutivo con este objetivo, ha indicado que "hay que dar una solución prioritaria a la pobreza infantil porque es un problema que va a marcar de forma determinante la vida de los menores".

Programa del curso

Con el título 'Estrategias para la lucha contra la pobreza infantil' y dirigido preferentemente a trabajadores de los Servicios Sociales, este seminario, organizado por el Centro de Estudios de la Administración Regional de Cantabria (CEARC), que se desarrollará hasta el viernes 9, va a ser impartido por expertos en la materia, técnicos del Alto Comisionado para la lucha contra la pobreza infantil, y quiere sensibilizar sobre la importancia de la pobreza infantil, su magnitud y gravedad y el desafío que supone para la sociedad cántabra.

Erradicar la pobreza infantil supone romper el círculo de la transmisión de las desigualdades. No sólo va a ayudar a acabar con una injusticia social, sino que va a potenciar la eficiencia y sostenibilidad de nuestro Estado de Bienestar, además de contribuir a un mayor desarrollo social y económico de nuestro país.

Los objetivos específicos del curso pretenden ofrecer un marco de análisis sobre las situaciones de pobreza y desigualdad que afectan a niños, niñas y adolescentes en el contexto europeo, estatal y autonómico; caracterizar el fenómeno de la pobreza infantil, sus causas y consecuencias y examinar las principales variables afectadas como son educación, brecha digital, vivienda y entorno, salud y nutrición, ocio, conciliación y cuidado.

Se trata del primer curso que el Alto Comisionado imparte sobre esta materia en toda España, una experiencia que servirá para llevar esta iniciativa al resto del territorio en colaboración con las distintas administraciones autonómicas

Anexos:

10089189