Noticia: Revilla anuncia medidas en la nueva Ley del Suelo para favorecer la construcción en suelo rústico en 39 municipios con riesgo de despoblamiento

El presidente alerta del "desastre" que supone la "sangría" poblacional en la reunión constitutiva del consejo asesor que velará por frenar la pérdida de habitantes en Cantabria

Santander - 12.03.2020

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha anunciado hoy que la nueva Ley del Suelo incluirá una serie de medidas dirigidas a favorecer la construcción en suelo rústico de viviendas unifamiliares e instalaciones para actividades artesanales, de ocio y turísticas en 39 municipios de la Comunidad Autónoma en situación de riesgo de despoblamiento.

La futura normativa, en la que ya trabaja la Consejería de Obras Públicas, Ordenación del Territorio y Urbanismo, autorizará en estos municipios la construcción en suelo rústico sin necesidad de que exista una figura de planeamiento urbanístico, no exigirá superficie mínima de parcela y liberará del pago de la licencia a los promotores para que especialmente los jóvenes encuentren en los pueblos oportunidades para emprender un proyecto familiar y profesional.

El presidente regional ha adelantado la noticia en la reunión constitutiva del Consejo Asesor para la Lucha contra el Despoblamiento de los Municipios de Cantabria, órgano colegiado y consultivo al que el Gobierno autonómico ha llevado, en su primera convocatoria, la propuesta de la Consejería de Presidencia e Interior que delimita 30 'municipios de actuación prioritaria por riesgo grave de despoblamiento', que son aquellos que tienen una densidad de población por debajo de los 8 habitantes por kilómetro cuadrado, y otros 8 'municipios de actuación preferente por riesgo de despoblamiento', al tiempo que otorga un 'tratamiento especial y diferenciado' al Valle de Villaverde por sus singulares características.

Revilla ha subrayado la importancia de este consejo asesor que se reunirá trimestralmente y coordinará la labor de las distintas administraciones cántabras con un propósito final: "acabar con la sangría de la despoblación sería un desastre en todos los sentidos".

Según ha explicado, las iniciativas planteadas en la reunión de hoy y las que surjan en el futuro gracias a las aportaciones del Consejo Asesor se sumarán a las que el Gobierno cántabro ya está implementando en diferentes ámbitos, por ejemplo, en el educativo, donde se ha aumentado el número de maestros en municipios con riesgo de despoblamiento como Cabuérniga, Hermandad de Campoo de Suso, Rionansa, Soba, Valdeola, Valderredible y Vega de Pas.

Además, el Ejecutivo ha regulado la integración de los servicios de transporte público de viajeros por carretera de uso general y especial, lo que permite compatibilizar el servicio de transporte rural y escolar en las zonas rurales, y está culminando la instalación de banda ancha de Internet en todo el territorio, a través del programa Cantabria Conecta.

Por último, este año se han introducido bonificaciones de 100 euros en el IRPF por nacimiento y adopción de hijos para residentes de 56 municipios rurales de la Comunidad Autónoma.

También han estado presentes en la reunión, que ha tenido lugar en la sede del Gobierno de Cantabria, los consejeros de Presidencia, Paula Fernández, y de Desarrollo Rural, Guillermo Blanco, que ejercen de vicepresidentes del órgano, y la práctica totalidad de consejeros del Gobierno regional, como muestra del compromiso colectivo que existe en el seno del Ejecutivo en torno al reto demográfico.

Asimismo, han asistido, entre otros, la delegada del Gobierno, Ainoa Quiñones; el presidente de la Federación de Municipios de Cantabria, Pablo Diestro; el presidente de la Red Cántabra de Desarrollo Rural y del Grupo de Acción Local Asón-Trasmiera, Leoncio Carrascal, y el catedrático de la UC Pedro Reques, en representación de algunas de las instituciones integradas en el Consejo Asesor.

30 municipios preferentes, 8 prioritarios y la singularidad del Valle de Villaverde

El Gobierno de Cantabria ha propuesto al Consejo Asesor la delimitación de 30 'municipios de actuación prioritaria por riesgo grave de despoblamiento': Cabezón de Liébana, Cabuérniga, Camaleño, Lamasón, Los Tojos, Peñarrubia, Pesaguero, Polaciones, Rionansa, Tresviso, Tudanca, Vega de Liébana, Cieza, Hermandad de Campoo de Suso, Campoo de Yuso, Pesquera, Las Rozas de Valdearroyo, San Miguel de Aguayo, Santiurde de Reinosa, Valdeprado del Río, Valdeolea, Valderredible, Arredondo, Luena, Miera, Ruesga, San Pedro del Romeral, San Roque de Riomiera, Soba y Vega de Pas.

Además, se determinan otros 8 'municipios de actuación preferente', que son Cillorigo de Liébana, Herrerías, Ruente, Anievas, Arenas de Iguña, Bárcena de Pie de Concha, Molledo y Rasines, y se presta un 'tratamiento especial y diferenciado' al Valle de Villaverde, que presenta una particular idiosincrasia al estar enclavado dentro del territorio de Vizcaya.

La propuesta parte de la Estrategia frente al Reto Demográfico en Cantabria para el periodo 2019-2025, que distingue territorialmente las áreas a revitalizar y estructura los municipios en zonas de montaña: Montaña Occidental (Liébana-Cabuérniga y Tudanca), Montaña Central (Campoo-Iguña) y Montaña Oriental (Valles del Pas-Pisueña, Miera y Asón-Agüera).

Contexto

El 80% de la población de Cantabria, más de 451.000 habitantes, se concentra en 20 municipios, que representan tan solo el 12% de la superficie autonómica, mientras que el 20% de los cántabros, algo más de 128.000, se reparten en el 88% del territorio restante, con una densidad media que apenas supera los 27 habitantes por kilómetro cuadrado, cuando la media autonómica es de 110,5.

Desde 2008 Cantabria ha perdido un 11% de población, según el INE, bajada que afecta más a los municipios no costeros que a los costeros, donde se concentra la mayor parte de los habitantes.

Además, una treintena de los 102 municipios (el 28,43% del total) está por debajo de los 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, que es la ratio que establece la Unión Europea para delimitar el riesgo de despoblación. De ellos, 16 tienen menos de 500 habitantes y 19 presentan una ratio por debajo de los 8 habitantes por kilómetro cuadrado, lo que se cataloga en Europa como riesgo de despoblación severa.

Los ayuntamientos afectados por despoblación padecen, además, una serie de problemas comunes, entre ellos el envejecimiento y una mayor dificultad de acceso a los servicios.

La próxima reunión, en junio

El Consejo Asesor para la Lucha contra el Despoblamiento de los Municipios de Cantabria es un órgano colegiado y consultivo de las medidas que es necesario poner en marcha para prevenir o paliar los efectos de la pérdida de población en la Comunidad Autónoma, especialmente en los entornos rurales.

Está adscrito a la Consejería de Presidencia e Interior, competente en materia de Administración Local, y en él están representadas todas las consejerías del Gobierno cántabro, la Delegación del Gobierno, la Federación de Municipios (FMC), la Universidad, el Consejo Económico y Social, los Grupos de Acción Local y el Instituto Cántabro de Estadística, con independencia que cualquier colectivo o institución interesada pueda realizar sus aportaciones abiertamente.

La de hoy ha sido la primera reunión de este órgano que, tal y como establece su decreto de creación, aprobado por el Gobierno de Cantabria el 21 de noviembre de 2019, se reunirá cuatro veces al año. Los siguientes encuentros se convocarán en junio, septiembre y diciembre, mes en el que se presentará un balance anual que se elevará al Consejo de Gobierno.

Anexos:

9228557